3065. Jueves, 30 marzo, 2017

Capítulo Tresmilésimo sexagésimo quinto: “Quieres un buen consejo para tu éxito en la vida? Ayuda a los otros a sujetarse la careta”. (León Daudí, 1905-1985; escritor español).

Un anciano de 85 años, llega al médico para su chequeo de rutina. El doctor le pregunta cómo se siente.

-Nunca estuve mejor -le responde-, mi novia tiene 18 años. Ahora está embarazada y vamos a tener un hijo.

El doctor piensa por un momento y dice:

- Permítame contarle una historia: Un cazador que nunca se perdía la temporada de caza salió un día tan apurado de su casa que se confundió tomando el paraguas en vez del rifle. 'Cuando llegó al bosque, se le apareció un gran oso. El cazador levantó el paraguas, apuntó al oso y disparó. ¿A que no sabe qué pasó?

- No sé, - responde el anciano - . Ni idea.

- Pues que el oso cayó muerto frente a él, concluye el doctor.

- Imposible - exclama el anciano -, alguien más tuvo que haber disparado.

- Mire… a ese punto quería yo llegar oiga.


... huchas de cerdo.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3064. Miércoles, 29 marzo, 2017

Capítulo Tresmilésimo sexagésimo cuarto: “Solo hay dos palancas que muevan al hombre: el miedo y el interés” (Napoleón Bonaparte, 1769 - 1821; político francés).

Hay cosas pensadas para no dejarlas nunca… pero que las acabas dejando igual. Como pasa con los cursos de idiomas. Tú te apuntas a un curso de inglés en enero, el mes típico en que se hacen estas tonterías, y al principio todo va bien, guantuzri, redyelougrin, maytaylorisrich.. vamos que vas sobrado; el segundo mes ya se empieza a complicar un poco, dogcatjouse, aidu, aijav; llega la semanasanta, te desean gudvacazions y te anuncian que a la vuelta ya empezarás con el presentcontinius y los irregularvers. Llega "esa" vuelta y el primer día faltas porque te da palo, el segundo porque tienes un compromiso… y es justo ahí donde, aunque no te has dado cuenta todavía, ya lo has dejado...

... Dejado hasta el próximo intento donde volverás a aprender lo mismo, que otra cosa no, pero si te examinaran de las palabras que aprendes en los dos primeros meses de todos los cursos de idiomas que has hecho, el nivelnativo no te lo quitaba nadie.


... las palomitas del cine.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3063. Martes, 28 marzo, 2017

Capítulo Tresmilésimo sexagésimo tercero: "La noticia mala llega volando y la buena, cojeando" (Proverbio japonés).

Los perros están tan presentes en nuestras vidas que han llenado el vocabulario de una manera asombrosa, rica y vistosa (estoy hecho un poeta). Aunque no siempre reflejando la realidad. Porque tú puedes decirle a alguien “¡qué perro que eres tío!”, llamándole vago, y la expresión no es muy concreta, que tu coges a un chihuahua o a un yorksai mientras en una mano tienes una loncha de jamón, en la otra una pelotita a punto de tirársela y en el hombro colgada la correa de salir a pasear y ese perro de vago no tiene nada, si acaso estará a punto de explotar por sobrexcitación.

Eso sí, no confundir con la frase “!qué perra que eres tía!” Que todos sabemos las malas pasadas que juega a veces el corrector ortográfico.


... parques nacionales.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3062. Lunes, 27 marzo, 2017

Capítulo Tresmilésimo sexagésimo segundo: “La edad madura es la época en que la cena romántica a la luz de las velas no importa tanto como leer el menú claramente con luz eléctrica" (André Maurois, 1885-1967, novelista francés).

Lo mejor de los fines de semana fríos de primavera compartidos es que hasta te parece apetecible la idea de quedarte en casa reptando de la cama al sofá y del sofá a la cama y de ahí a la bañera, y de ahí a la encimera de la cocina haciendo algo rápido para matar el hambre (ensartas dados de pollo intercalándolos con trozos de piña y acabando con un tomate cherry, vuelta y vuelta a la plancha y listo) y de ahí a la mesa a comer y de ahí de vuelta al sofá a ver una peli acurrucados bajo unas mantas. Y de ahí a la cama, y así ad infinitum, hasta el fatídico lunes en que te tienes que despedir y esperar horas, si no días, para arrancarle más ratitos a la rutina.

Los lunes no son buenos.


... Pascua.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3061. Viernes, 24 marzo 2017

Capítulo Tresmilésimo sexagésimo primero: “Cuando nos peguen una patada en los huevos es mejor ofrecer la otra mejilla porque si repiten en el mismo lugar vamos listos” (Sentido común).

Ante la alarmante situación de tantos ídolos de barro que, hoy por hoy, son elevados mediáticamente a la condición de héroes sin haber tenido siquiera un miserable mérito que pudiera o pudiese merecer tal honor, nuestra voluntad y gran valentía a la hora de afrontar los terribles vaivenes del voluble destino nos impulsa noblemente -y sin ánimo de obtener beneficio alguno- a situar en la categoría de verdadero prohombre, infalible luz del camino, e incontestable modelo a seguir, al rey Ibn Saud (en árabe: عبدالعزيز آل سعود ) de Arabia Saudí, que viviendo entre 1876 y 1953, inicio su actividad sexual a los 11 años y desde esa fecha disfrutó de tres mujeres cada noche hasta el día en que murió.

Sin duda, un ejemplo para todos, un insuperable (nunca mejor dicho), ejemplo.


... historias extra-ordinarias

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3060. Jueves, 23 marzo, 2017

Capítulo Tresmilésimo sexagésimo: “De todas las borrascas que caen sobre la amistad, ninguna enfría y lo desarraiga tanto como las peticiones de dinero”. (Gustave Flaubert, 1821 – 1880; escritor francés).

Aguanto los lloriqueos de unamigodetodalavida contándome que está harto. Harto de ir de discoteca en discoteca como un coche tuneado, embutido en unas camisetas imposibles y con el sillín de la bici en la mano para fardar de que, para bohemio, él. Incapaz de aguantar más pagafantas con los pantalones pitidos caídos, echándole el aliento fétido de las cinco de la mañana en un antro para pismodernos pseudointelectualoides que te aturden alabando la última película somnífero de algún extraño director de cine independiente al que conocerán en su casa a la hora de comer. Harto de acabar ciego como un topo colgado del brazo de algún maromo o despatarrado en medio de la calle después de estamparse contra un árbol invisible.

Curioso. Más de una vez he envidiado su manera de vivir y ahora resulta que ni él la soporta. En todas casas cuecen habas; y en la mía, a calderadas, que decía Cervantes en El Quijote.

Si algo he tenido siempre claro es que no se viene a este mundo a sufrir sino a ser feliz a toda costa y el mayor tiempo posible. Y que mientras no se acabe todo del todo, lo que se terminan son etapas, y hay que esforzarse para pasar a la siguiente pantalla de este jueguecito con el que nos ha tocado bregar sin instrucciones ni vidas de repuesto.


... ajos.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3059. Miércoles, 22 marzo, 2016

Capítulo Tresmilésimo quincuagésimo noveno: “Por nuestra codicia, lo mucho es poco; por nuestra necesidad, lo poco es mucho. (Francisco de Quevedo, 1580 – 1645; escritor español).

Se tienen referencias del orinal desde el año 600 a.C. Hecho de metal o cerámica, se colocaba en el suelo y evitaba tener que salir corriendo a un escusado. Su uso se extendió en la Antigua Grecia y fueron muy populares durante siglos. Hubo una versión especialmente diseñada para damas, el boursaloue, que se hizo muy popular en el siglo XVIII. Podía esconderse bajo las faldas; así las aristócratas podían hacer aguas menores y/o mayores en los largos servicios religiosos de la época. Los más modernos de entonces colocaban los orinales dentro de un mueble; así el usuario no tenía que dejar sus asuntos para atender a sus necesidades. Cuando había terminado una criada retiraba la bacinilla y colocaba una limpia.

A pesar de estar poco valorado (nadie le ha dado mucha importancia), para el común de los mortales ha sido uno de los objetos que más vidas ha salvado. Basta pensar que hasta hace unos pocos años, el corral (que funcionaba como retrete) estaba situado fuera de las casas por lo que llegar hasta él en invierno -y con el culo al aire- era arriesgarse a pillar (como poco) una pulmonía (doble) algo que tantas veces se evitó usando el susodicho elemento que se ponía justo debajo de la cama. Aunque existe un modesto museo, el orinal se merece un monumento ya.


... pirámides.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"