3374. Lunes, 24 septiembre, 2018

Capítulo Tresmilésimo tricentésimo septuagésimo cuarto: “La inmortalidad es el anhelo de millones de personas que no saben qué hacer con ellos mismos una tarde de domingo" (Susan Ertz, 54 años, novelista estadounidense).

Días tan entusiastas como el viernes o el sábado son la escalera de euforia que conducen a ese colchón, presuntamente blando y cómodo, al que llamamos domingo. Un engaño. El colchón resulta ser duro, aburrido, desagradable y la sensación de desolación y vacío que causa puede ser devastadora.

Hay en los domingos algo enfermizo, una enrarecida decadencia disimulada hipócritamente con el disfraz del descanso. Parece claro que la invención del último día de la semana encontró ya a Dios cansado, aburrido, falto de inspiración y lucidez. Eso explica que los domingos, sobre todo sus eternas tardes, sean aburridas, soporíferas, deprimentes, nauseabundas y hasta repulsivas.

Dominguero es un adjetivo peyorativo que dice más de lo que decimos cuando lo decimos. Ningún otro día de la semana cuenta con un adjetivo tan denigrante.
Y todo por una sola razón: es la antesala del inevitable lunes. Al más puro estilo de una espera en el corredor de la muerte.


... México sin lengua.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3369. Viernes, 21 septiembre, 2018

Capítulo Tresmilésimo tricentésimo sexagésimo noveno: “Cuatro veces cinco es doce y cuatro veces seis es trece y cuatro veces siete…¡Ay Dios mío! ¡Así no llegaré nunca a veinte!” (Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll).

A partir de ahora, además del móvil, el (los preservativo (s) y una buena cantidad de dinero (que siempre será poco) va a venir bien salir de casa con lápiz y papel. Dice la genteprincipal, la que entiende de estas cosas, que se pueden deducir las habilidades del posible apaño con aspiraciones a conocimiento bíblico (!si va a rendir en el polvo, vamos!) simplemente por la escritura.

Le dices que escriba cualquier chorrada y te fijas. Las "g", "q" y "p", escritas con una amplitud exagerada dan a entender una gran sensualidad, mientras que unos "ojos" de estas letras, pequeños y angulosos son síntomas de un carácter sexual más bien frío. Otra letra para fijarse es la "s" si están muy cerradas su mentalidad es escrupulosa y poco decidida, en cambio unas "s" abiertas denotan que están dispuestos a experimentar de todo. Importantes las "s", ¡anda que no!

Hay otras tres consonantes que dicen cosas. Si el palito de la "t" es corto y trasero indica que tiene poco control de sus impulsos y si las curvas de la "m" y de la "n" son muy angulosas hay que saber que estamos ante alguien ardiente, agresivo y con un "puntito" canalla en esto de la cosa del guarreo. Esos, esos son los buenos. Que no se escape.

De las vocales es importante la "i". Si tiene el punto muy separado indica mucha fantasía, si lo dibuja ligeramente hacia la derecha puede ser síntoma de que recibe las novedades con entusiasmo, pero si el puntito tiene forma de semicírculo mejor pasar, porque sí, los del punto semicircular serán muy buena gente y, sobre todo muy buenos conversadores, pero para el tema que nos interesa lo de la conversación suele ser una manera de perder el tiempo. Y tiempo, al menos en estas cosas, no es precisamente lo que sobra.


... historias extra-ordinarias

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3372. Jueves, 20 septiembre, 2018

Capítulo Tresmilésimo tricentésimo septuagésimo segundo: “La mayoría de los animales viven sin apuros económicos, menos el canguro, que vive a saltos". (Juan C., 34 años, concursante de televisión).

Viendo cómo se desenvuelven otras religiones del mundo, no parece que la que nos ha tocado deserie sea una de las de las peores. Aun así (como es más que lógico en pleno siglo XXI) no deja de perder adeptos.

Desde luego que no soy yo, convencido incrédulo de todo tipo de solideces espirituales de esas, el más indicado para darles consejos de cómo pueden conseguir más "afiliados" ahora que no les funciona demasiado bien eso del cielo y del infierno, pero no estaría mal que los señores que mandan en la iglesia, le echaran un vistazo a la historia, adoptaran algunas costumbres que otras religiones tuvieron en otras épocas y se propusieran, muy seriamente, incorporarlas a su "programa".

Un ejemplo, los romanos, esos chicos tan cultos, tan inteligentes, tan avanzados y todas esas cosas, tenían en su calendario el equivalente a 200 (doscientos) - (dos, cero,  cero) - (ce, ce que dirían ellos) días festivos al año, días en los que su religión les prohibía realizar trabajo alguno.

Aquí hay uno que se iba a "convertir" en un fanático religioso, en menos que canta un gallo, cumpliría escrupulosamente y al pie de la letra esos "preceptos", y lo que es mejor, lo haría completamente convencido y con una fe a prueba de bombas. Fijo.


... bicoca.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3371. Miércoles, 19 septiembre, 2018

Capítulo Tresmilésimo tricentésimo septuagésimo primero: “No se deberían poner caras largas, aunque solo fuera para no tener más superficie que afeitar" (Fernand Joseph Désiré Contandin, 1903-1971, cómico francés).

Uno tiene la edad que tiene por haber nacido en el año que nació y (sobre todo) por ir cumpliendo un año más cada año del calendario. Hasta ahí, blanco y en botella: leche (o bukkake, al gusto).

Pues nos engañan, o al menos no nos cuentan toda la verdad. Sí, es cierto que por aquí un año es un año. Pero sólo por aquí. Si uno se apunta a otro sistema de medición ¡y hay muchos!, y todos ellos respetables uno puede ponerse o quitarse años a conveniencia y sin mayores problemas. Bastará (y es sólo un ejemplo) con decir: "a partir de ahora me convierto al persianismo (o como se llamen los de la religión persa y me rijo por el calendario persa". Desde luego hay para elegir:


El truco está en nacer con una religión y cambiarse varias veces y según según conveniencia cada vez que uno crea conveniente. El "exquisito" res-pe-to que se debe tener a otras culturas y/o religiones hará que nadie se atreva a decirnos nada y así podamos tener y sobre todo "decir" los años que nos dé la gana sin hacer eso tan feo cuando nos preguntan la edad que es mentir.

... clips.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3370. Martes, 18 septiembre, 2018

Capítulo Tresmilésimo tricentésimo septuagésimo: "Lo peor que puede hacerse es cruzar un precipicio en dos saltos". (Frank Lloyd George 1863-1945, político inglés).

Momento teletienda. Espere, que aún hay más.

¿Harta de ponerse pareos en la playa o en la piscina? ¿Le han dicho cien millones de veces (de las antiguas pesetas) aquello de "si tu culo fuera pan, no habría hambre en el mundo"?

Pues tantos hombres y tan poco tiempo propone la solución definitiva. Sin dietas, sin pastillas, sin pasar hambre, sin cansados ejercicios: haga las maletas, vaya a su agencia de viajes más cercana y saque un billete al desierto del Kalahari, más de 500.000 kilómetros cuadrados entre Botsuana, Zimbabue, Namibia y Sudáfrica para poder retozar a gusto.

La mayoría de las tribus que lo habitan consideran que cuanto más grande tenga el culo una mujer (para ellos señal de feminidad y potencia) más atractiva resulta sexualmente.

Hay gente pa´tó que decía el otro.


... gobierno de la multitud.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3369. Lunes, 17 septiembre, 2018

Capítulo Tresmilésimo tricentésimo sexagésimo noveno: “Una sonrisa. En un día así. Era un regalo”. (David Safier, 1966; novelista y guionista alemán).

Lo digo con tiempo, para que luego nadie diga que la sugerencia le llegó tarde. A quien corresponda: es absurdo que en navidad siempre reciban más regalos (¡y algunos hasta cestas!) aquellos que justo menos las necesitan.

Cada año pasa lo mismo: cuanto más “potente” es alguien, más regalos (¡y hasta cestas!) le mandan y más grandes son. No es lógico.

Está claro que los pobres las aprovecharíamos mucho mejor.


... circuitos verdes.

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"

3368. Viernes, 14 septiembre, 2018

Capítulo Tresmilésimo tricentésimo sexagésimo octavo: “¿Te das cuenta de que una de cada cuatro personas es desequilibrada? Piensa en tus tres amigos más cercanos. Si parecen normales, entonces eres el desequilibrado”. (Jerzy Kosinski, 1933 - 1991; escritor estadounidense).

En la vida de cualquier personahumana sexualmente activa siempre llega un momento en que se hace una pregunta ¿Cuántas parejas sexuales he tenido? La respuesta variará en función de una infinidad de factores y habrá tantas como personas todas, evidentemente, válidas.

El asunto se complica cuando hay que contestar a la cuestión en público sobre todo cuando la que la hace son las nuevas parejas, muy aficionadas ellas a hacerla. En esos casos uno no sabe qué decir para no parecer inexperto o "demasiado" promiscuo (como si eso existiera).

Por eso, y solo para quedar bien, aquí van los datos de las últimas encuestas sobre el tema, que como ya todos sabemos, poco o nada tienen que ver con la realidad.


... historias extra-ordinarias

Todos los "capítulos" de "tantos hombres y tan poco tiempo"